Universidad de Quintana Roo entrega Doctorado Honoris causa al periodista, escritor e historiador, Héctor Aguilar Camín.

23 Junio 2017
“Dice el dicho que la patria tiene el sabor de las cosas que comimos en la infancia; bueno, mi patria sabe cada vez más a lo que saben mis recuerdos de Chetumal, que conforme pasa el tiempo, Chetumal crece en mi memoria y aparece en mis sueños, trae a mi recuerdo personas, lugares, historia y hay dos chetumales en mi cabeza, el que recuerdo por mí mismo y el de las historias que contaba mi madre y mi tía, Emma y Luisa Camín que es como una novela".

Así inició su intervención el Dr. Héctor Aguilar Camín para agradecer el Doctorado Honoris Causa que le entregó la Universidad de Quintana Roo, en una ceremonia en la que dijo que “el horno no está para bollos” y que Quintana Roo es una historia de éxito de México, en la que se viven tres calamidades. Los ciclones, el aislamiento y los gobernantes abusivos que en los últimos casos han sido muy malos y que han demostrado lo que dice un dicho: El poder ofusca a los inteligentes y enloquece a los tontos.

El 22 de junio, en la sesión solemne del Consejo Universitario en la que estuvo presente el Gobernador del Estado, C. P. Carlos Manuel Joaquín González, y en la que la Universidad de Quintana Roo le otorgó el grado de Doctor Honoris Causa por su destacada trayectoria como historiador, escritor y periodista, representando los más altos valores culturales de los quintanarroenses, el homenajeado dijo que se debe corregir la senda.

“También hemos tenido gobernantes admirables, hay que volver a la senda del buen gobierno porque si Quintana Roo corrige eso, esta para ser y terminar de ser, la gran historia de éxito que ha tenido hasta ahora”, afirmó.

Dijo que su generación, ha soñado de más y conseguido de menos. “México, no me cabe la menor duda, algún día será un gran país, moderno y hospitalario para la mayoría de sus hijos pero no será por los aciertos, al menos no, por los aciertos sostenidos que se hayan cometido en el curso de la vida de mi generación; en los años de mi vida hemos intentado todas las fórmulas probadas en otros países para dejar atrás el subdesarrollo, como se decía en mi tiempo, y las hemos vuelto insustanciales, insuficientes, cuando no parodias perniciosas llenas de resultados contrarios al buscado”, apuntó.

“Estamos lejos del país próspero, equitativo y democrático que se propuso construir mi generación, hemos corrompido la democracia, destruido nuestra seguridad, achatada la economía, y nuestros salarios y profundizados nuestra desigualdad. La historia de las equivocaciones colectivas de estos años, es más abundante por desgracia que la de los aciertos; y la responsabilidad mayor es, desde luego, de los gobiernos, pero también de sus opositores, de los malos hábitos y las pobres convicciones cívicas de la sociedad, de la baja calidad de los medios de información, de las empresas, de las iglesias y de los intelectuales, de los académicos, en suma de nuestra clase dirigente, aseveró.

El Dr. Aguilar Camín dijo que es importante no olvidar de donde viene uno, ni como país ni como persona y tener claro el camino que ha recorrido uno por sí mismo.

“Quintana Roo, yo sé que no está el horno para bollos, pero mi conclusión es que con todo y los problemas que lo que podemos apuntar de su presente y de su inmediato pasado, Quintana Roo es probablemente el mayor caso de éxito de México en el último medio siglo; las calamidades lo sabemos muy bien, han sido los ciclones, el aislamiento y el abuso de nuestros gobernantes”.

“Se han reducido los impacto de los daños que hacen los ciclones y se han reducido el aislamiento, pero en muchos sentidos seguimos a merced de nuestros gobernantes y hemos producido admirables y deleznables gobernantes, yo tengo gratitud y reconocimiento a Pedro Joaquín Coldwell, que me enseñó a regresar a este Estado y hacerlo mío y para Miguel Borge Martín; se por la memoria de mi casa que hubo otros que atendieron bien la realidad y que soñaron bien con el futuro, Rafael Melgar o Javier Rojo Gómez y el primer gobernante nativo, Jesús Martínez Ross que cumplió un viejo sueño de los nativos de esta tierra”.

“Se también, por la historia reciente, que aquí en Quintana Roo, se ha probado a fondo el dicho según el cual el poder es un bebida tóxica que ofusca a los inteligentes y enloquece a los tontos. Quintana Roo necesita una transformación profunda de su vida pública, del escándalo de dispendio y de corrupción en que han incurrido sus gobierno recientes; quiero creer que estamos en ese camino, no solo por irrenunciables razones morales, sino por fundamentales razones prácticas porque si los quintanarroenses corrigen su gobierno, Quintana Roo puede llegar a ser antes que México, una tierra próspera, equitativa y democrática”, indicó.

Reunidos en el Teatro del Centro Cultural Universitario los ex gobernadores, Jesús Martínez Ross, Miguel Borge Martín y Joaquín Hendricks Díaz, además de integrantes de las familias Aguilar Camín y su esposa la escritora Ángeles Mastretta, el gobernador C.P. Carlos Manuel Joaquín González y el Rector Mtro. Ángel Rivero Palomo le impusieron a Héctor Aguilar Camín la medalla doctoral y le entregaron diploma del Doctorado Honoris Causa.

En su oportunidad, el gobernador del Estado, C.P. Carlos Manuel Joaquín González dijo: “Somos conscientes de que éste es uno más de entre los tantos homenajes que ha recibido y que, sin duda, continuará recibiendo. Pero estamos seguros de que advertirá la significación del hecho de que estemos junto a usted en momentos donde este estado ha decidido poner fin a muchos vicios del pasado y en particular a la impunidad y la injusticia, tan dramáticos en los últimos años”.

“De este modo, esta universidad, que acaba de cumplir sus primeros 26 años, reafirma la vinculación indisoluble con la cultura y el sentimiento quintanarroista que ha forjado a nuestro estado”, afirmó.

Al referirse al homenajeado, el doctor Aguilar Camín, el gobernador Carlos Joaquín destacó que, al distinguirlo: “Esta Universidad y todo Quintana Roo busca destacar que usted ha sobresalido en sus estudios, el persistente y cuidadoso estudio del alma humana y, además, que es un pionero en la investigación periodística, en la inagotable búsqueda en torno a la compleja realidad en la que vivimos los seres humanos y en especial los mexicanos.”

La distinción es en reconocimiento a su prolífica carrera editorial, ensayística, intelectual y de analista de la realidad mexicana pero también por considerar que es el momento de reconocer a uno de los quintanarroenses, chetumaleño de nacimiento que en su narrativa siempre evoca la pertenencia a esta tierra.

Al sustentar el motivo de dicho reconocimiento, el Rector Mtro. Ángel Rivero Palomo dijo que esta es una propuesta legítima y natural que resultó después de analizar los diferentes criterios que tiene la universidad “y en la que se determinó que es el momento de reconocer a uno de los nuestros, primero, Héctor Aguilar es un quintanarroense, un chetumaleño que fue miembro de la junta directiva de la Universidad tiene una carrera muy prolífica editorial, ensayística, de comunicador de intelectual y de analista de la realidad mexicana y también literaria”.

“Desde sus recuerdos memorias nostalgias y su narrativa siempre evoca la pertenencia a esta tierra y eso es una combinación de sus dimensiones de su desarrollo humano e intelectual que ha permitido que la Universidad decida, a propuesta del Rector de la Uqroo, el otorgamiento de manera unánime por el Consejo Universitario de este doctorado honoris causa”.

Rivero Palomo dijo en síntesis que se trata de un encuentro de familias chetumaleñas en torno al reconocimiento a uno de los nuestros muy querido. “Para la comunidad universitaria, misma que nuestro Honoris Causa ayudó a forjar, el Dr. Aguilar Camín es una referencia obligada, es un ícono respetado que enaltece la lucidez de la generación de ideas y el registro de nuestra historia. Esa es la razón de esta noche de homenaje”, expresó.

El homenajeado, Héctor Aguilar Camín, escritor, periodista e historiador, nació el 9 de julio de 1946 en Chetumal, Quintana Roo. En 1955, a la edad de nueve años, se trasladó con su familia a la Ciudad de México, donde reside actualmente. Es doctor en Historia por el Colegio de México y licenciado en Ciencias y Técnicas de la Información por la Universidad Iberoamericana.

Copyright © 2017 Ángel Rivero Todos los derechos reservados.